_______________________________________________________________________________________________________________________________________________

jueves, 14 de abril de 2011

"Lawless", de Bruno Cathala. The Wild, Wild West...

Juego en Inglés (también en francés)
Jugadores: 2 a 4
Tipo: Cartas (no coleccionable)

Lawless
("Sin Ley") es uno de esos juegos de caja pequeña y de color azul editado por Descartes Editeur en 2003 y diseñado por Bruno Cathala (Cyclades, Cleopatra y la Sociedad de Arquitectos), calcado en el diseño de la caja a otros como Dragon's Gold, Castle o Draco & Co, por citar unos ejemplos. Lawless va por el camino del filler, pero sin ser uno de estos, principalmente por su duración, que puede llegar perfectamente a pasar de la hora en una partida a dos jugadores (dependiendo de la intensidad de lo que jueguen, claro está). La mecánica del juego es sencilla, así como su premisa. Cada uno de los jugadores, de 2 a 4, trata de organizar un rancho del Viejo Oeste. En cada uno de los ranchos deberá haber vacas, tierras, alguna mina, y cómo no, cowboys que vigilen a esas vacas como oro en paño que son. El jugador contrario hará que los elementos de TU rancho sean eliminados a cada cual artimaña más rastrera que la anterior, mandando a los indios a invadir tus tierras, colgando a tus vaqueros por causas injustificadas, o mil tretas más. Mi preferida es la de abrir un Saloon para llamar a nuevos vaqueros que trabajen en tus tierras.

***

Como es un juego de cartas, la mecánica estará organizada totalmente en torno a estas. Al principio se nos reparten unas cuantas, mientras que el resto de la baraja, y seis nuevas cartas al azar se ponen en el tablero del centro (hecho de cartón duro plegable), que recibe el nombre de Frontera. Como dije antes, la mecánica es fácil: fastidiar al contrario antes de que él te fastidie a ti antes, pues tras algunas partidas jugadas nos hemos ido dando cuenta de que ese factor que hace que algunos juegos de mesa sean francamente irresistibles, es en Lawless una de las normas básicas para poder ganar una partida. ¿Acaso en las películas de Sergio Leone los malos no trataban de molestar lo máximo posible a los supuestos héroes de la historia? Pues eso mismo.


Cada una de las cartas cuesta ciertos puntos sacarlas en el juego, los efectos son distintos dependiendo de si son tierras, ganado o tretas, y tienen una permanencia en la mesa o se van directamente a la pila de descarte. Como dije antes, las vacas (o ganado) es uno de los factores fundamentales para ganar una partida, pues cuanto más tiempo sobreviva una vaca en la mesa, más valdrá en el mercado, lo que te permitirá ganar puntos en el recuento final de monedas. ¿Y porqué digo de que las vacas deben sobrevivir? Porque al inicio de cada turno del jugador se tirará un dado, cuyo número obtenido será el factor de dificultad a superar con nuestra propia tirada, a lo que habremos de sumar los bonus de los diferentes cowboys que habrá trabajando en nuestro rancho (y no, no cobran un duro). Esa es una de las gracias del juego, que bien puedes tener un rebaño bien hermoso que al turno siguiente se ha ido trotando por los andurriales de Tejas, y no habrá quien lo encuentre (se considera perdido). También se pueden poner vallas.

***

Al juego lo pueden jugar dos personas, hasta un máximo de seis. Con cuatro personas no lo he probado por ahora, pero debe ser un caos total, muchas cosas a tener en cuenta. Con dos personas se recomienda que cada jugador maneje dos ranchos separadamente (lo hemos probado a uno cada uno y le falta algo de competitividad). Pero eso sí, el machaque contínuo está asegurado. Lawless no es una obra maestra ni mucho menos, pero consigue entretener, aunque yo no lo calificaría de filler por tratarse de una caja pequeña y diseño minimalista (o ser de cartas), puesto que las partidas pueden durar perfectamente más de una hora, tiempo en ocasiones algo excesivo para tratarse de un juego de cartas de este tipo (incluso diría que se puede acabar en menos tiempo).


Al final del juego habrá cuatro bloques en los que puntuar. Se ganan puntos a favor del ranking que hayas conseguido tanto en monedas, como en tierras o ganado. Quien más puntos tenga, sumando quien tiene más en cada categoría, es el ganador, finalizando la partida bien se acabe la pila de monedas, o el montón de cartas (mucho menos probable). Otra cosa sobre el ganado: parece que es totalmente indispensable, y así es en cierta manera, más que nada porque es el recurso más difícil de mantener, y por tanto, el más caro, y tras el que todos los jugadores irán, aparte de que es el recurso que más sufre al principio de cada turno por el lanzamiento del dado y ver si el rebaño se escapa o no.

***

En definitiva, a mi no me parece un mal juego, aunque ciertamente podría haber dado más de sí. La ambientación de vaqueros o Viejo Oeste no está mal conseguida, es más, veremos algunos guiños al spaghetti western que nos harán gracia, y los dibujos están bien hechos, aunque para mi gusto le falta un punto para integrarse con la ambientación (aunque recordemos que esto es un juego de cartas, y suelen ser muy abstractos). Por diez euros no es una mala compra si te gustan los juegos de cartas (y no hay muchos con esta ambientación), por más ya diría que habría que pensárselo. Para sacar alguna que otra vez a mesa no está mal, es bastante rejugable porque las cartas suponen azar (también el dado), y puede que la profundidad del juego sea mayor conforme más partidas se jueguen. Eso sí, hace falta saber inglés para poder jugarlo, al menos las primeras veces, pues el efecto de las cartas se aprende enseguida (el manual también es necesario comprenderlo, pero es corto).

4 comentarios:

el_mago8 dijo...

A mi me gustó el juego. Es simpático y el sistema push your luck con las vacas me gusta. Eso si,versión en inglés por favor que la dependencia del idioma es fuerte :)

Jolan dijo...

Debo reconocer que la temática, de entrada, no es la que más me atrae. Sin embargo, por lo que comentas de la dinámica de juego, parece realmente ameno, aunque un poco desequilibrado según el nº de jugadores.

Loren dijo...

el_mago8:

Pues sí, depende mucho del idioma porque las cartas tienen mucho texto, y el manual, aunque breve, también está todo en inglés. Lo bueno es que una vez te conozcas las cartas (incluso es recomendable hacer una guía para quién no sepa inglés) es fácil recordar sus acciones.

Jolan:

Sí, si el juego es ameno, es un juego de cartas curioso que no destaca especialmente, pero consigue hacer pasar buenos ratos. Para los fans de los juegos de cartas que lo encuentren a buen precio (yo lo encontré por diez) puede ser a tener en cuenta.

manipulador de alimentos dijo...

Una más que entretenida película esta 'Sin Ley' (Lawless) con guión de Nick Cave y basado en la novela de Matt Bondurant. Un gran reparto (el nievel que está adquiriendo el actor Tom Hardy es impresionante) y una enorme banda sonora, pero creo que la historia podría haber dado de sí un poco más. Queda como... si le faltara algo, como una historia que ya hemos visto muchas veces. Un saludo!!!!

Related Posts with Thumbnails
Subir a Inicio